Se han planteado alguna vez, si a este complicado proceso le añadiésemos otra dificultad: que te toque hacer una mudanza, estando embarazada.

Todos los que hemos pasado alguna vez por una mudanza nos hemos preguntado si habría una posibilidad de hacerla sin perder los nervios. La palabra mudanza nos evoca desorden, agobios, interminables idas y vueltas cargados con cajas.

Os vamos a proponer una serie de trucos o consejos que os facilitarán mucho la labor a la hora de hacer una mudanza, algunos de ellos también a quienes no esperáis un bebé.

Cómo hacer una mudanza estando embarazada

Pide ayuda profesional

Lo más importante: el estado de embarazo es un momento delicado en el que debes cuidarte y no hacer sobre-esfuerzos. Es imprescindible que no intentes embarcarte en este proceso sola. Pide ayuda sin dudarlo. Contar con una ayuda profesional, de una compañía de mudanzas como Gufertrans, sería lo más recomendable.

Asegúrate de hacer primero todas las reformas oportunas

Es de gran ayuda que cuando se realice la mudanza y descarguen las cajas, estén hechas todas las reformas pertinentes en las diferentes habitaciones, que se encuentren ya pintadas y limpias. De esta forma cuando te descarguen las cajas será más fácil, ya que sólo habrá que abrirlas y colocar lo que contengan.

Coloca las cajas en la habitación correspondiente

Otro truco muy útil, cuando te ayuda una compañía, es pedir a los responsables de descargar las cajas que vayan colocando las mismas en cada habitación correspondiente. Por este motivo es de gran ayuda que las cajas estén bien marcadas con lo que llevan en su interior, para saber así en qué parte de la casa deben colocarlas.

Ahorrándote tener que mover las cajas llenas más tarde. Ya sabes que las cosas que hay en su interior pertenecen a dicha habitación y es cuestión, una vez más, de abrir y colocar.

Haz descansos con frecuencia

El embarazo produce cansancio, no dudes en tomarte los descansos que necesites y organiza la prioridad de las cosas a desempacar. Intenta pensar qué cosas vas a necesitar antes y cuáles pueden esperar guardadas algo más de tiempo. Así conseguirás no agotarte demasiado e ir abriendo las cajas de forma coherente en función de las necesidades más y menos básicas.

Ten a mano siempre una silla o algo para sentarte

Siguiendo con el tema del descanso y para evitar dolores de espalda por estar mucho rato de pie, intenta tener siempre a mano una silla o algún sitio donde sentarte y poder descansar un rato las piernas.

Usa ropa cómoda

De nuevo es importante para que te encuentres bien que no hagas un esfuerzo excesivo y que estés lo más cómoda posible. Por ello, es muy recomendable elegir ropa adecuada para ese día. Debes evitar cualquier prenda que te sea incómoda tras llevarla un rato o cuando estés sentada.

No olvides beber agua frecuentemente

Por último no olvides tener siempre contigo una botella de agua e intenta llevarte algo de comida que te puede venir bien para sobrellevar el cansancio del proceso de mudanza.

Todos estos consejos te van a resultar muy útiles para organizarte y no desesperarte durante esos días, para evitar esfuerzos innecesarios y para sentirte mejor y con más energía.

Recuerda siempre que pedir ayuda es fundamental. Si tienes cualquier tipo de duda ponte en contacto con nosotros y te la resolveremos.