La evolución en el mundo del embalaje

mudanzas de oficinas en Madrid

La evolución en el mundo del embalaje

Las cajas son uno de los elementos más importantes a la hora de planificar mudanzas de oficinas en Madrid. Lógicamente, hay que prestar atención a la naturaleza de los enseres a trasladar, comprobar si hacen falta refuerzos o usar cajas específicas para transportar objetos delicados. Lo que queremos hacer en las siguientes líneas es un recorrido por el mundo del embalaje.

Para embalar todas tus pertenencias de manera adecuada y dar en el clavo con las cajas, lo mejor es dejarse aconsejar por profesionales. Te ayudaremos a encontrar las cajas de cartón para mudanzas y todos los materiales que hagan falta para que el traslado se desarrolle sin problemas.

En Gufertrans nos aseguramos de que tanto en el traslado como en la descarga en el lugar de destino, tus pertenencias estarán en las mejores manos. Si hay algún elemento que requiera especial atención, como por ejemplo un piano de grandes dimensiones, habrás de comunicarlo con suficiente antelación.

 

Cambios en el mundo del embalaje


El embalaje ha evolucionado de forma notable en las últimas décadas. Actualmente, existe una gran variedad de cajas de almacenaje específicas para asegurar los objetos a transportar en todos los servicios de traslados. Antes era habitual rellenar las cajas para mudanzas con materiales que protegieran los elementos más pequeños. Se usaba por ejemplo papel de periódico enrollado. Hoy día hay cajas específicas para este tipo de situaciones. Además, para identificar los objetos una vez estén en la nueva casa u oficina, hay muchos accesorios como pegatinas o señaladores.

Hay además cajas de almacenaje de madera y de grandes dimensiones, específicas para guardamuebles. De esta forma, el cliente podrá guardar objetos durante más tiempo que el que dure la propia mudanza.

En definitiva, el uso de los embalajes adecuados para cada cliente y coyuntura es algo clave para ofrecer un servicio de calidad. Las cajas de cartón representan el elemento de embalaje más común. De diferentes tamaños y formas, por ejemplo, las cajas-armario se usan para almacenar prendas de ropa delicadas como trajes de chaqueta. Para objetos muy pesados como vajillas o libros hay que usar cajas de doble fondo. En las oficinas habrá que usar cajas archivadoras para el almacenaje de documentación.

Sin comentarios

Publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.